nuestra
HISTORIA

Nuestra historia BLACFLAG CREW
Nuestra historia BLACFLAG CREW

Creada desde el 2013
donde TALENTO, EMPEÑO Y   COMPROMISO se conjuntan para ofrecer un servicio excelente en torno al tatuaje

BlackFlag Crew

BFC empezó como solo un estudio de tatuaje en el Word Trade Center de la Ciudad de México, estudio que tuvo que cerrar pero Xochitl Herrera se empeño para poder establecer a BlackFlag Crew en un lugar más grande y digno del talento de los tatuadores que integran el Crew, este es un ejemplo de que las cosas suceden, se acomodan por una razón y que muchas veces las mejores cosas pasan si crees en ellas.

La sede continúa en la Ciudad de México pero en una Casona en la calle Juan Escutia en la colonia Condesa. Durante todos estos años por esta casa del tatuaje han pasado muchos talentos nacionales e internacionales que han enriquecido al proyecto y haciendo el Crew más grande.

La historia es larga, la familia a crecido y algunos se han ido, pero la visión continua, ser una empresa incluyente, ofrecer obras de la mejor calidad y posicionar el tatuaje mexicano a nivel mundial. Además de ayudar a los colegas y ampliar el Crew a otras disciplinas artísticas.

La atención es muy cálida por parte de todos los integrantes del equipo, directa y personalizada por artistas de alto nivel con años de experiencia, cada uno con diferentes estilos y técnicas para satisfacer las necesidades y gustos de todos los clientes. Los tatuadores tienen capacitación artística, algunos son Licenciados en Diseño o/y Artes Gráficas, así como también cuentan con conocimientos en seguridad, primeros auxilios, riesgos para la salud e higiene hospitalaria.

Los valores de la empresa: amor, unión, amistad, honor, respeto y humildad, se tratan de mantener en alto y solo aceptar integrantes que logren cumplir con ellos, mismos que se ven reflejados en su trabajo y trato a los clientes.

En 2018 Xochitl concedió el uso de la marca a Johnn Rosero y él abrió en septiembre de ese año un estudio en Bogotá, Colombia, bajo los mismos lineamientos que la matriz y en 2020 lo hizo con Tommy Acedo e Isaias Cárdenas, abriendo en el mes de marzo en Ciudad Obregón, Sonora.

El objetivo de hacer estas concesiones es poder impulsar y apoyar a tatuadores que han sido leales al proyecto, crecer el Crew y él alcancé de la marca, al abrir más sedes lograr que la calidad en servicio y trabajo que caracteriza a BlackFlag Crew pueda llegar a más personas a nivel mundial.

La empresa tiene una visión muy clara, descontextualizar al tatuaje de donde esta ahora, darle un lugar y posicionarlo como una disciplina artística reconocida, sin tratar al cuerpo como un lienzo inerte, creando obra en una fusión artística entre cliente y tatuador.